Muchos fans dirían que vender tu camiseta es como vender el alma de un club, y eso es exactamente lo que hizo el Cardiff City. Verán, al ser adquiridos por millonarios de Malasia corrió el rumor de un "rebranding" para el club con el objetivo de alcanzar mejor al público galés y potenciales fans en Asia, y para ello los nuevos dueños pensaron en dos cambios: de blanco, azul y amarillo a rojo, y de los "Bluebirds" a los "Dragons". Pese a protestas e indignación de parte del público futbolero británico, hoy con la presentación de la nueva camiseta y el renovado escudo quedó claro que en Cardiff manda la billetera.


¿Qué opinas de este polémico cambio del Cardiff? ¿Crees que los aficionados comprarán la nueva camiseta?