El club Universitario de Deportes (Lima, Perú) nació en las aulas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos el 7 de Agosto de 1924. En esa época se llamaba Federación Universitaria de Deportes, y el encargado de diseñar el escudo fue Luis Málaga, estudiante de Medicina. Él decidió que el escudo sería una letra U encerrada en un círculo, ambos de color granate, o guinda. Este escudo tan simple que llenaría de alegría a tantos peruanos durante tanto tiempo debía ser cosido por las madres de los jugadores y colocado con imperdibles -ganchitos de metal- en las camisetas BLANCAS. ¿Entonces de dónde salió ese precioso color crema que llena de emoción la vida de medio Perú? Perdón si, soy demasiado hincha, pero es inevitable.

Hay dos teorías: la primera es que después de uno de los primeros partidos se llevaron las camisetas a lavar y se olvidaron de quitarle las insignias. Al recogerlas para el próximo partido, la lavandera explicó que de algún modo las insignias habían desteñido y las camisetas se tornaron cremas. La segunda teoría cuenta que, en vez de una lavandera, el culpable fue el encargado de confeccionar las camisetas quien se equivocó de color. En ambos casos las historias concuerdan en que las entregas fueron muy cercanas al siguiente partido, por lo que no se pudo cambiar al blanco original. Y como ese primer partido jugado de crema se ganó, decidieron dejarlo así (Gracias a Dios).

Y así fue siempre el uniforme, camiseta y short cremas, medias negras. En esos primeros años -décadas, en realidad- no surgieron cambios drásticos en la camiseta crema. Lo interesante no estuvo en el de los colores sino en la camiseta misma, que algunos años fue entera mientras que durante otros, se usaba con botones. Estos estilos fueron llevados por grandes figuras como Mario de las Casas, Toto Terry, y especialmente, Lolo Fernández: nuestro gran ídolo, que le agregó al uniforme su famosa malla negra en la cabeza.

Poco a poco el escudo se fue haciendo más chico, y ya venía adherido a la camiseta. Y así, con una camiseta limpia de adornos, sponsors y marcas, la “U” llegó hasta la final de la Libertadores en el 72 con Chumpitaz, Oblitas, Percy Rojas, entre otros, siendo derrotados por Independiente. Irónicamente hoy compartimos la marca que hace nuestras camisetas. En aquellas épocas también se empezó a utilizar la camiseta alterna de color guinda, aunque solo conozco evidencias gráficas desde los 80.

Ya en los 80, y acorde a las tendencias comerciales vistas en Europa, la “U” vistió una camiseta que dejaba ver su marca: “Power,” que vistió al equipo crema la segunda mitad de aquella década. El año 1990, la camiseta fue marca “Puma” (lo que coincidió con nuestro ídolo noventero, José Luis “el puma” Carranza). El primer auspiciador apareció en el 89, pero solo para Copa Libertadores: “Nahua” una marca de impresoras. Después de “Puma,” en el bicampeonato 92-93 la “U” jugó con la marca local “Calvo” y el auspiciador “Leche Anchor,” manteniendo la marca en el 94, pero auspiciado por “Fideos Nicolini.” Vale recalcar que siempre iba el auspiciante en letras rojas, que combinaba con el uniforme.

El año 1995 marcó un hito para las camisetas de Universitario, ya que se contrató una marca internacional que había vestido al campeón mundial -Brasil- y que empezó a crear una identificación con el hincha, cumpliendo con los estándares comerciales europeos. Esto lo logrando innovando en el diseño y cambiándolo cada año, creando una necesidad de consumo en el hincha: aunque al principio los diseños europeos llegaban un par de años tarde, hoy el retraso suele ser de media temporada. UMBRO, vistió a la “U” entre el 95 y el 99, y luego desde el 2002 hasta hoy.

Así como lo hizo Umbro, la marca de cerveza “Cusqueña” se posicionó en la mente del hincha crema desde el ’94, pasando por el Tricampeonato 1998-2000, hasta el día de hoy, aunque ya no en el frente de la camiseta, siempre nos acompaña.

Hablando del tricampeonato, el año 2000 entró, en lugar de Umbro, la marca local Prime, que, además de vestir al “Beto” Carranza en el agónico gol en la cancha más alta del mundo, Cerro de Pasco, para obtener el apertura del 2000, aprovechó los dos años que vistió a la crema para sacar ediciones especiales como la del estadio Monumental y la de Lolo (a pesar que Umbro ya lo había hecho en el 97).

A Umbro le debemos varias ediciones especiales, como son la de Lolo, la de los 75 años, la de la despedida del “Puma Carranza” y la “alterna reversible” que sacó en el año 2004 a la par de la versión inglesa, aunque esta última solo se usó oficialmente por el lado guinda y nunca por el nuevo lado negro, que en un futuro se podría aplicar a una “tercera equipación” como suelen hacer hoy equipos europeos.

Para la presente temporada Umbro nos ha regalado un precioso modelo de camiseta con detalles guindas y dorados, aunque la camiseta alterna es la versión ´07, además de solucionar la controversia del color del número que siempre había sido rojo y en los últimos 4 años cambio a negro: hoy los números son guindas. Lo único que nos incomoda a los hinchas es que los dirigentes permitan que se estampe el color azul, color de nuestro archirrival “Alianza”, en “la crema”, por lo que pedimos al dirigente dueño del grupo auspiciador que tenga la amabilidad de cambiar su logo, como lo han hecho otras marcas como Pieer´s, cuyo logo es verde, y en nuestra manga es rojo.

Con ésta reseña, agradezco a quienes en 1924 se “equivocaron” de color y crearon una camiseta hermosa y única en el mundo (no cuentan las imitaciones locales posteriores, como el UTC y el León de Huánuco). La única que se compara a “la crema” es: “la guinda”.

Felices 84 años camiseta crema… Y DVLE (U), CAMPEÓN.